[INFOBAE] Calor e hipertensión: dos factores que sin control pueden volverse “una bomba de tiempo”

Con la medicación adecuada y un estilo de vida saludable, la presión arterial elevada dejó de ser un tema de preocupación médica. Sin embargo, el verano puede volverse cuesta arriba para quienes la padecen. Qué hábitos y cuidados incorporar para evitar complicaciones

LEER NOTA COMPLETA

Una actitud positiva mejoraría las enfermedades cardiovasculares Dr.Gabriel Lapman

El impacto de la depresión, la ansiedad y el estrés sobre la salud de corazón es un tema bastante estudiado y documentado. Pero, ¿qué pasa con los estados psicológicos positivos? Una investigación estadounidense analiza la relación entre el optimismo y la felicidad en el desarrollo de las enfermedades cardiovasculares.

Tener una actitud positiva ante la vida, esa que nos hace creer que las cosas irán bien a pesar de adversidad, y un estado de bienestar psicológico, podrían tener un efecto beneficioso en la salud cardiovascular. Según un estudio realizado en la Universidad de Harvard las personas optimistas y con un mayor sentido de bienestar tienen un 50% menos de probabilidades de padecer una enfermedad cardiovascular, independientemente de la edad, el estatus socioeconómico, el peso o si son fumadores o no. Los investigadores han llegado a esta conclusión después de hacer una revisión de más de 200 estudios que analizaban la relación entre el optimismo y la felicidad en la salud.

Esta investigación publicada en Psychological Bulletin, revista de la Asociación Americana de Psicología (APA), también apunta a que esta visión optimista y de bienestar contribuye a disminuir los factores de riesgo cardiovascular, como la hipertensión y el colesterol alto, porque este tipo de personas llevan hábitos de vida más saludables: se alimentan equilibradamente, hacen ejercicio y duermen lo necesario.

Menos riesgo de acv

Un estudio de la Universidad de Michigan, publicado en 2011 en la revista Stroke, concluía que el optimismo puede desempeñar un papel importante en la protección contra el accidente cerebrovascular o ictus en los adultos mayores. En la investigación más de 6.000 fueron sometidos a un test para calcular su optimismo. En dicho test la puntuación máxima era de 16 puntos. Los autores observaron que por cada punto de más que sumaron en el test el riesgo de padecer un ictus durante los dos años siguientes se reducía un 9%.

Actitudes que ayudan

Desde la federación cardiológica española siempre se insiste en que la práctica del deporte es esencial para estar más sanos, y el deporte es también una actividad que potencia el optimismo y el entusiasmo, nos ayuda a controlar la ansiedad y el estrés, además de aportarnos muchos beneficios físico y contribuir en el control de los factores de riesgo, así que recuerda hacer ejercicio a diario durante media hora como mínimo.

Como la actitud incluye en la forma como vives, aprende a ver el lado positivo de las cosas, busca alternativas a los problemas.

Que es la hipertensión arterial. Dr. Gabriel Lapman

¿Qué es?La presión arterial es la fuerza con la que se desplaza la sangre por las arterias. La hipertensión arterial es una enfermedad de la pared de las arterias, que se caracteriza por cambios estructurales que las llevan a endurecerse y disminuir su luz.

¿Cómo se diagnostica?Si luego de tres registros, en diferentes consultas, la presión arterial se encuentra elevada, el medico puede determinar el diagnostico. En algunas ocasiones, si quedan dudas, el profesional puede solicitar un registro ambulatorio de 24 horas de la presión arterial.

¿Cuáles son sus síntomas?La hipertensión arterial no provoca síntomas. Una persona puede pasar mucho tiempo (meses o años) con la presión elevada y no sentir nada. Algunas personas pueden experimentar sensaciones inespecíficas como dolor de cabeza, mareos o cansancio pero que no las sientan no quiere decir que la presión sea normal y por el contrario no siempre que a uno le duela la cabeza será a causa de la presión alta. La única manera de saber si se tiene la presión arterial alta, es midiéndola.

¿Cuál es tu tratamiento?En todos los casos será el médico tratante el encargado de indicar qué tipo de tratamiento seguir y si es necesario la administración de medicación. Es importante aclarar que la hipertensión arterial no se cura con el tratamiento sino que se controla.

¿Cómo se controla?Además de cumplir con el tratamiento indicado por el médico, es importante mantener un peso saludable, no fumar, consumir alimentos reducidos en sodio, evitar alimentos enlatados y procesados y realizar al menos 30 minutos de actividad física diariamente.

La hipertensión arterial es una enfermedad de las arterias que puede afectar a muchos órganos:

El corazón tiene que hacer más fuerza en cada latido si la presión esta elevada, por lo tanto sus paredes musculares aumentan de grosor (hipertrofia) lo cual a largo plazo es perjudicial para su funcionamiento.

El cerebro está preparado para funcionar con valores normales de presión, cuando ésta se eleva demasiado las pequeñas arterias del cerebro pueden romperse y generar un sangrado cerebral (ACV hemorrágico).

Arterias. La presión arterial alta también daña las paredes de las arterias favoreciendo el depósito de colesterol y otras sustancias, proceso llamado aterosclerosis que las obstruye progresivamente. Esto puede suceder en las arterias del corazón y en ese caso se llama enfermedad coronaria, o en las arterias de las piernas (enfermedad vascular periférica), en las carótidas y en los riñones.

Aorta. Esta es la arteria principal del cuerpo y está conectada directamente con el corazón. Si la presión arterial se eleva demasiado, sus paredes pueden debilitarse y hacer que aumente el tamaño de la aorta. Esta patología se llama aneurisma y si se combina presión alta con paredes arteriales debilitadas el aneurisma puede romperse y generar un sangrado que muchas veces es mortal.

La hipertensión arterial también puede dañar directamente algunos órganos como los ojos y los riñones.

¿Cuál es la causa de la hipertensión arterial?En más del 90% de los casos no se encuentra una causa reconocible. Esta es la llamada hipertensión arterial primaria o esencial y en general responde a un componente genético que provoca que una persona la desarrolle en algún momento de su vida. En un pequeño porcentaje existe una causa reconocible y en esos casos hablamos de hipertensión secundaria. Algunas enfermedades que producen hipertensión son las que afectan al riñón y las glándulas suprarrenales. En otros casos, algunos medicamentos pueden causar elevación de la presión arterial (entre ellos están las anfetaminas, gotas nasales descongestivas, corticoides, muchos antiinflamatorios y los anticonceptivos orales).

¿Un medicamento para la presión tomado durante tantos años seguidos, produce acostumbramiento o puede provocar algún daño en el organismo?No, las medicaciones para la hipertensión no producen acostumbramiento y por lo tanto no pierden eficacia por el transcurso del tiempo. Si en algún momento son necesarias más dosis o agregar otro fármaco es porque la misma enfermedad ha progresado. En cuanto a los efectos adversos potenciales del tratamiento, todas las medicaciones requieren el control de un profesional. En caso de que aparezcan efectos no deseados durante el tratamiento de la hipertensión, éstos serán generalmente reversibles con la suspensión del fármaco y su médico podrá recomendarle otras alternativas efectivas. El control médico periódico es la mejor manera de optimizar los resultados del tratamiento y prevenir efectos no deseados.

¿Mi presión es nerviosa?No. La hipertensión arterial es una es una enfermedad de las 24 horas del día. Como es lógico, los pacientes hipertensos tendrán un aumento exagerado de la presión arterial ante situaciones estresantes comparados con los no hipertensos. Es decir, las situaciones de estrés pueden elevar transitoriamente la presión y la aumentarán mucho más en las personas con hipertensión arterial (respuesta desproporcionada al estrés).

¿El autocontrol de la presión o toma domiciliaria o en la farmacia, es útil?Sí, es de mucha utilidad ya que nos permite conocer los cambios de la presión arterial durante la vida diaria. En la actualidad existen equipos automáticos y semiautomáticos que son útiles, económicos y de muy fácil manejo (consulta con tu médico las marcas homologadas).Los más útiles son aquellos que tienen un manguito que se coloca en el brazo (por encima del codo). Es conveniente que su médico controle el correcto funcionamiento del equipo periódicamente, durante alguna visita. No se recomiendan los que registran la presión arterial en el dedo ni en la muñeca porque son inexactos. Es conveniente anotar los resultados de las tomas de presión y llevarlos a la consulta para colaborar con el médico en las decisiones sobre el tratamiento. El profesional será el encargado de decir cada cuanto es conveniente que te tomes la presión de acuerdo a cada caso particular.

¿Varlores recomendados de presión arterial?

10 consejos para cuidar su corazón por el Dr.Gabriel Lapman

Introducir pequeños cambios en tu estilo de vida puede generar grandes beneficios en tu salud cardìaca y evitar enfermedades y complicaciones que te pondrían en riesgo. No es necesario hacer grandes sacrificios para mantener un corazón sano. Solo debes tomar algunas medidas.

Cuida tu peso y come bien: Un peso adecuado se logra al equilibrar las calorías que se ingieren con las que se gastan durante el día. Lo ideal es gastar más de lo que se come. El índice de masa corporal no debe superar los 25 kg/m2. En tu dieta incluye pescados, carnes magras, frutos secos, aceite de oliva, lácteos descremados, frutas, verduras y legumbres que aporten los minerales y vitaminas que el cuerpo necesita. También incluye ácidos grasos, como Omega 3, 6 y 9.

Cuida el colesterol y la glucosa: El exceso de colesterol se deposita en las paredes de los vasos sanguíneos y obstruye el flujo de la sangre. Si en ayunas los resultados del colesterol superan los 200 mg/dl y la glicemia es superior a 100 mg/dl, tienes que consultar con un especialista.

Duerme bien: Dormir 8 horas diarias, porque el descanso permite reponer energías y evita consumir estimulantes o exceso de cafeína para rendir durante el día.

Mantente activo: Al ser un músculo, tu corazón necesita ejercitarse. Por eso, realiza actividad física regular, mejorarás la circulación sanguínea en todo tu cuerpo y tus arterias lograrán una mayor y mejor dilatación y los niveles de colesterol y de triglicéridos en la sangre se regularán y la presión arterial disminuirá. La indicación actual son 150 minutos a la semana de ejercicio aeróbico de intensidad moderada son suficientes.

No al estrés y la ansiedad: Intenta generar espacios para desconectarte. Prácticas como el yoga pueden ser de gran utilidad.

Controla tu presión: La presión arterial es la fuerza que ejerce la sangre contra las paredes de las arterias. Los niveles de una persona sana están bajo los 140/90 mm Hg. Es importante chequearla constantemente, ya que la hipertensión suele ser asintomática. Una medida útil es disminuir el consumo de sal.

No fumes: El tabaco reduce la cantidad de oxígeno en la sangre; estrecha y endurece la capa interna de las arterias, y hace que la presión arterial aumente. Además, es el causante de reducir los niveles de colesterol bueno (HDL) en la sangre y de aumentar los niveles del malo (LDL) y de los triglicéridos. Un cigarrillo diario es suficiente para aumentar el riesgo de ataque cardiaco o cerebral.

Cuidado con el alcohol y otras sustancias: Al mezclarse con la sangre afectan el funcionamiento de muchos órganos del cuerpo.

Diagnostica a tiempo: Se estima que la mitad de las personas que mueren repentinamente por males coronarios no sabía de su problema. Es fundamental la realización periódica de chequeos médicos, especialmente si tienes factores de riesgo.

Controla la diabetes: Puede provocar graves alteraciones en el corazón, riñones, visión y extremidades inferiores. Si cualquiera de tus padres es diabético o tienes sobrepeso u obesidad, estarás más predispuesto a desarrollarla.