3 ejercicios para hacer por la mañana en casa

El despertador no perdona y recién despierta al borde de la cama tu primer pensamiento es que el cuerpo no responde a esas horas. Te proponemos 3 ejercicios sencillos (y hasta relajantes) para hacer entonces y sentir como la energía despierta contigo.

Continue reading 3 ejercicios para hacer por la mañana en casa

Problema resuelto: síndrome de piernas inquietas

El síndrome de piernas inquietas es un trastorno cerebral que causa sensaciones incómodas de dolor, picazón o gatear, lo que provoca un impulso incontrolable de mover las extremidades para aliviar la incomodidad. Los síntomas tienden a empeorar por la noche, lo que dificulta que las personas se duerman, lo que a menudo conduce a la falta de sueño. Continue reading Problema resuelto: síndrome de piernas inquietas

25 X 25, el objetivo de bajar 25 por ciento la mortalidad prematura por enfermedad cardiovascular en los próximos 25 años.

El Dr. Gabriel Lapman es especialista en hipertensión, nefrologia y cardiologia del Sanatorio Modelo de Caseros

En el Congreso Argentino de Cardiología la premisa fue clara, las enfermedades cardiovasculares son la causa más importante de mortalidad en el mundo y, especialmente, en la región. Es por eso por lo que la OMS y la World Heart Federation presentaron una estrategia que apunta a reducir la mortalidad prematura por enfermedades cardiovasculares.

La estrategia es poblacional y es fundamental que participe el interjuego de los diferentes players de los sistemas de salud, es decir, ministerios, hospitales, médicos y pacientes.

Las bases de esta estrategia se basan en roadmaps o caminos de ruta que hay que recorrer para mejorar la salud cardiovascular de la población: la actividad física, el peso adecuado y lo hábitos saludables son los pilares del programa. El control de los factores de riesgo especialmente la hipertensión arterial, la dislipemia, el tabaquismo y el alcoholismo son fundamentales para poder disminuir -hacia el año 2025- el 25% de la mortalidad cardiovascular prematura.

Consejos como optar por realizar 30 minutos de ejercicio moderado diariamente, consumir más frutas y verduras, disminuir o limitar la ingesta de carnes, lácteos (especialmente, quesos duros) y embutidos, favoreciendo la alimentación orgánica, con semillas y legumbres, que tienen efecto antinflamatorio arterial. Consumir alcohol en forma moderada y evitar las grasas trans, así como los azúcares refinados.

Estudios clínicos han demostrado que dietas veganas tienen altas tasas de reversión de la enfermedad cardiovascular que, sumado con un estilo de vida más relajado y poniéndose metas y objetivos claros en la vida, pueden mejorar enormemente la salud cardiovascular. La realización de meditación y yoga son un complemento a todo este cambio en el estilo de vida.

Otro tema está en las relaciones interpersonales: fomentar, mejorar y activar en algún tipo de comunidad, practicar la gratitud puede ser muy favorable para el corazón.

Dr. Gabriel Lapman, médico cardiólogo y nefrólogo especialista en hipertensión arterial, Sanatorio Modelo de Caseros.

Cada vez hay más evidencia de que la prevención de las enfermedades cardiovasculares no debe centrarse en un único factor de riesgo y que los fármacos son insuficientes para lograr el control óptimo de los factores de riesgo. Los cambios en el estilo de vida tienen gran impacto en la reducción de las enfermedades cardiovasculares y sus complicaciones.

En este sentido, un estudio reciente (EPIC-Norfolk)demostró que con pequeñas mejoras de varios indicadores de salud se consiguen grandes reducciones del riesgo cardiovascular de hasta un 93%. Los indicadores de salud que reducen el riesgo cardiovascular son los siguientes:

1. Controlar el índice de masa corporal: intentar mantener el peso ideal se consigue con dieta pobre en calorías y ejercicio físico.

2. Seguir una alimentación sana: la mejor es la dieta mediterránea, que ha demostrado una reducción del 30% de las complicaciones cardiovasculares graves y de la mortalidad total de sujetos con alto riesgo cardiovascular.

3. Practicar deporte: está demostrado que realizar actividad física moderada disminuye significativamente el riesgo cardiovascular y el desarrollo de insuficiencia cardiaca.

4. Evitar el tabaquismo: el tabaquismo sigue siendo la principal causa de muerte prevenible y el principal problema de salud pública. La mortalidad por cualquier causa es 3 veces mayor entre los fumadores que entre los que nunca han fumado, con un acortamiento de la esperanza de vida de más de 10 años, fundamentalmente por cáncer, enfermedades respiratorias y enfermedades cardiovasculares. El cese antes de los 40 años reduce el riesgo de muerte atribuible al tabaco en un 90%.

5. Controlar la presión arterial: prevenir la hipertensión arterial con una dieta baja en sal, ejercicio y evitar el sobrepeso. Si tienes hipertensión arterial hay que intentar mantener la presión arterial sistólica por debajo de 140/90 mmHg.

6. Mantener en niveles idóneos la glucosa: prevenir la aparición de diabetes con dieta pobre en azúcares refinados, ejercicio físico y evitar el sobrepeso. Si eres diabético, intenta mantener las cifras de glucosa en sangre controladas.

7. No superar los niveles recomendados de colesterol: evitar tener el colesterol elevado, algo que se consigue con dieta baja en grasas saturadas y alimentos ricos en colesterol, así como con ejercicio físico.

 Por lo tanto, debemos seguir insistiendo en la mejora de la educación de todas las personas (incluso desde la infancia) para adquirir hábitos de vida saludables que eviten la aparición de los factores de riesgo cardiovascular2 y, consecuentemente, disminuyan las enfermedades cardiovasculares y sus complicaciones.

Referencias:

 1. Lachman S, Peters R, Lentjes M, Mulligan A, Luben R, Wareham N, et al. Ideal cardiovascular health and risk of cardiovascular events in the EPIC-Norfolk prospective population study. Eur J Prev Cardiol. 2015.

 2. Rev Esp Cardiol. 2016;69:294-9 – Vol. 69 Núm.03 DOI: 10.1016/j.recesp.2015.10.017