El deporte, clave en la recuperación después de un cáncer de mama

Cada vez más estudios demuestran que hacer ejercicio no solo mejora el estado físico y psicológico de la mujer, sino que ayuda a prevenir algunas de las secuelas tras haber pasado por la cirugía del pecho

Numerosas investigaciones han demostrado que huir del sedentarismo y hacer con regularidad ejercicio físico, junto con una dieta y unos hábitos saludables, es fundamental para prevenir el cáncer de mama. Continue reading El deporte, clave en la recuperación después de un cáncer de mama

3 ejercicios para hacer por la mañana en casa

El despertador no perdona y recién despierta al borde de la cama tu primer pensamiento es que el cuerpo no responde a esas horas. Te proponemos 3 ejercicios sencillos (y hasta relajantes) para hacer entonces y sentir como la energía despierta contigo.

Continue reading 3 ejercicios para hacer por la mañana en casa

Estudio sorprendente: los champiñones reducen el riesgo de padecer cáncer de mama en un 64%

Los antiguos egipcios creían que comer hongos traía una larga vida.

Continue reading Estudio sorprendente: los champiñones reducen el riesgo de padecer cáncer de mama en un 64%

El primer ‘páncreas artificial’ podría estar disponible en 2018

El dispositivo mide el nivel de azúcar e inyecta las dosis necesarias de insulina de forma automática. Argentinos ya trabajan en un prototipo. Por FLORENCIA BALLARINO DE EDITORIAL PERFIL Continue reading El primer ‘páncreas artificial’ podría estar disponible en 2018

Problema resuelto: síndrome de piernas inquietas

El síndrome de piernas inquietas es un trastorno cerebral que causa sensaciones incómodas de dolor, picazón o gatear, lo que provoca un impulso incontrolable de mover las extremidades para aliviar la incomodidad. Los síntomas tienden a empeorar por la noche, lo que dificulta que las personas se duerman, lo que a menudo conduce a la falta de sueño. Continue reading Problema resuelto: síndrome de piernas inquietas

25 X 25, el objetivo de bajar 25 por ciento la mortalidad prematura por enfermedad cardiovascular en los próximos 25 años.

El Dr. Gabriel Lapman es especialista en hipertensión, nefrologia y cardiologia del Sanatorio Modelo de Caseros

En el Congreso Argentino de Cardiología la premisa fue clara, las enfermedades cardiovasculares son la causa más importante de mortalidad en el mundo y, especialmente, en la región. Es por eso por lo que la OMS y la World Heart Federation presentaron una estrategia que apunta a reducir la mortalidad prematura por enfermedades cardiovasculares.

La estrategia es poblacional y es fundamental que participe el interjuego de los diferentes players de los sistemas de salud, es decir, ministerios, hospitales, médicos y pacientes.

Las bases de esta estrategia se basan en roadmaps o caminos de ruta que hay que recorrer para mejorar la salud cardiovascular de la población: la actividad física, el peso adecuado y lo hábitos saludables son los pilares del programa. El control de los factores de riesgo especialmente la hipertensión arterial, la dislipemia, el tabaquismo y el alcoholismo son fundamentales para poder disminuir -hacia el año 2025- el 25% de la mortalidad cardiovascular prematura.

Consejos como optar por realizar 30 minutos de ejercicio moderado diariamente, consumir más frutas y verduras, disminuir o limitar la ingesta de carnes, lácteos (especialmente, quesos duros) y embutidos, favoreciendo la alimentación orgánica, con semillas y legumbres, que tienen efecto antinflamatorio arterial. Consumir alcohol en forma moderada y evitar las grasas trans, así como los azúcares refinados.

Estudios clínicos han demostrado que dietas veganas tienen altas tasas de reversión de la enfermedad cardiovascular que, sumado con un estilo de vida más relajado y poniéndose metas y objetivos claros en la vida, pueden mejorar enormemente la salud cardiovascular. La realización de meditación y yoga son un complemento a todo este cambio en el estilo de vida.

Otro tema está en las relaciones interpersonales: fomentar, mejorar y activar en algún tipo de comunidad, practicar la gratitud puede ser muy favorable para el corazón.

Dr. Gabriel Lapman, médico cardiólogo y nefrólogo especialista en hipertensión arterial, Sanatorio Modelo de Caseros.

Una actitud positiva mejoraría las enfermedades cardiovasculares Dr.Gabriel Lapman

El impacto de la depresión, la ansiedad y el estrés sobre la salud de corazón es un tema bastante estudiado y documentado. Pero, ¿qué pasa con los estados psicológicos positivos? Una investigación estadounidense analiza la relación entre el optimismo y la felicidad en el desarrollo de las enfermedades cardiovasculares.

Tener una actitud positiva ante la vida, esa que nos hace creer que las cosas irán bien a pesar de adversidad, y un estado de bienestar psicológico, podrían tener un efecto beneficioso en la salud cardiovascular. Según un estudio realizado en la Universidad de Harvard las personas optimistas y con un mayor sentido de bienestar tienen un 50% menos de probabilidades de padecer una enfermedad cardiovascular, independientemente de la edad, el estatus socioeconómico, el peso o si son fumadores o no. Los investigadores han llegado a esta conclusión después de hacer una revisión de más de 200 estudios que analizaban la relación entre el optimismo y la felicidad en la salud.

Esta investigación publicada en Psychological Bulletin, revista de la Asociación Americana de Psicología (APA), también apunta a que esta visión optimista y de bienestar contribuye a disminuir los factores de riesgo cardiovascular, como la hipertensión y el colesterol alto, porque este tipo de personas llevan hábitos de vida más saludables: se alimentan equilibradamente, hacen ejercicio y duermen lo necesario.

Menos riesgo de acv

Un estudio de la Universidad de Michigan, publicado en 2011 en la revista Stroke, concluía que el optimismo puede desempeñar un papel importante en la protección contra el accidente cerebrovascular o ictus en los adultos mayores. En la investigación más de 6.000 fueron sometidos a un test para calcular su optimismo. En dicho test la puntuación máxima era de 16 puntos. Los autores observaron que por cada punto de más que sumaron en el test el riesgo de padecer un ictus durante los dos años siguientes se reducía un 9%.

Actitudes que ayudan

Desde la federación cardiológica española siempre se insiste en que la práctica del deporte es esencial para estar más sanos, y el deporte es también una actividad que potencia el optimismo y el entusiasmo, nos ayuda a controlar la ansiedad y el estrés, además de aportarnos muchos beneficios físico y contribuir en el control de los factores de riesgo, así que recuerda hacer ejercicio a diario durante media hora como mínimo.

Como la actitud incluye en la forma como vives, aprende a ver el lado positivo de las cosas, busca alternativas a los problemas.